1 de octubre de 2017

Día 2. Viaje al mágico Oporto

Para empezar nuestro segundo día en la ciudad fuimos a tomar el desayuno a un sitio que nos había recomendado una amiga (Gracias Carmen!!). Además nos venía genial porque queríamos empezar la ruta por ahí. El sitio en sí se llama Confeitaria do Bolhao, justo en frente de la entrada al mercado do Bolhao. Es el mejor sitio para desayunar o merendar lo que prefiráis, pero creo que es visita obligada en Oporto. Nosotras repetimos porque nos atendieron genial, los pasteles buenísimos y el precio estupendo.
Después de espabilarnos un poquito tomando el café nos adentramos en el mercado do Bolhao, tengo que decir que soy una enamorada de los mercados/mercadillos y en mis viajes siempre voy a alguno. Éste en concreto me encantó, tiene esa mezcla de decadencia y encanto que hace que sea un lugar especial. En él se juntan los locales con los viajeros, los puestos de comida con los de souvenirs, los amantes de la fotografía con los compradores compulsivos... . ¡Hay de todo!.
Tras pasar un buen rato en el mercado nos fuimos a ver la Capilla de las almas. Tiene su fachada cubierta de azulejos blancos y azules,  exactamente, unos 16.000. Es de estilo neoclásico y  no suele ser muy frecuentada por turistas y la entrada es gratuita.











Al estar por la parte de arriba de la Rua de Santa Catarina aprovechamos para hacer un poco de shopping. Esta calle está muy animada porque además de tiendas, hay puestos callejeros, cafeterías, etc. , pero su local por excelencia es el Majestic café. Es una maravilla tanto por dentro como por fuera, no nos detuvimos mucho, sacamos alguna foto y seguimos hacia el puente de D. Luis,  que en este momento lo cruzaríamos por arriba. Es toda una experiencia cruzarlo, ya que si tenéis algo de vértigo,  es una odisea. Nosotras lo conseguimos, a duras penas. ¡Jajaja!. Aunque os aseguro que las vistas prometen y las fotos desde allí son geniales. 
Llegamos a Vila Nova de Gaia andando, os digo esto porque también se puede bajar en funicular por el coste de 10 eur por persona por un viaje de 3 min. . Se nos había echado el tiempo encima, así que elegimos sitio para comer, esperamos un tiempo para una mesa y nos sentamos a disfrutar de la gastronomía portuense. Después de comer paseamos por la Avenida de Diogo Leite y la Avenida de Ramos Pinto. En esta zona es donde se encuentran las famosas bodegas del vino de Oporto, teníamos pensado hacer una visita a alguna de ellas, pero acabábamos de comer y lo que menos nos apetecía era esto, así que paseamos y nos relajamos disfrutando de las vistas que brinda esta orilla del río Duero.  
                                                                                 






Cruzamos de nuevo el puente esta vez por abajo para volver al hotel a descansar, pero por el camino fuimos haciendo diferentes paradas. La primera fue en la plaza da Ribeira que es una de las plazas más antiguas de la ciudad, en ella hay muchos bares y terrazas y por lo tanto siempre rebosa ambiente, aunque había tanta gente que resultó ser algo agobiante. Vimos el Cubo da Ribeira que está en el centro de la plaza  y la estatua de San Juan Bautista que está empotrada en la pared de la Fonte da Praça da Ribeira. 
La siguiente parada fue la iglesia de San Francisco. Es de estilo gótico con interior barroco. La entrada cuesta 4 eur, se puede pasar al museo y a las catacumbas. No nos llamó especialmente la atención, pero nos gustó mucho el exterior.  En frente,se encuentra la iglesia de San Nicolau, de estilo clásico y barroco y de entrada gratuita. 

El día había dado mucho de sí por lo que nos fuimos a descansar un poco y salimos a cenar...





¿Qué os ha parecido este segundo día? ¿Os gusta la ruta que hicimos?. Espero vuestros comentarios!!.












14 de septiembre de 2017

Día 1. Viaje al mágico Oporto

Tenía muchas ganas de conocer Oporto y os puedo asegurar que la expectativa no superó a la realidad. Me había imaginado siempre paseando sobre esos adoquines, mirando paciente esas fachadas de azulejos y dejándome llevar por sus rincones. 
Empezamos el día bien prontito llegando al aeropuerto de Madrid, nuestro vuelo salía a la 09.20 y llegamos a Oporto sobre las 09:35, ¡qué viaje más corto!. En Portugal es una hora menos, de ahí esa hora de llegada. 1 hora y poco es lo que se tarda en llegar desde Madrid. 
Para ir hasta el centro de la ciudad que es donde nos alojaremos durante nuestra estancia cogimos el metro, lo más importante es validar los tickets antes de subir a él. Tardamos 40 minutos en el traslado y recorrimos los apenas 500 metros que separan la estación de Sao Bento con el Bed & Breakfast Linha 22.
Antes de ir hasta allí dimos una vuelta por la zona e hicimos algunas fotos de la Torre de los Clérigos y algunas fachadas que son realmente bonitas. Y Oporto ya empezaba a desprender ese encanto.








Elegimos este hostal por su ubicación, también es cierto que en las fotos parecía otra cosa. Nos dieron una habitación bastante pequeña y no teníamos espacio para pasar entre la cama y la pared.  El edificio está considerado de  valor histórico y patrimonial, por este motivo no tiene ascensor y nos tocaba subir los tres pisos por una maravillosa escalera típicamente portuense que data de 1873. Yo lo recomiendo, aunque no ha sido el mejor hotel donde me he alojado. ¡La ubicación es de 10!. La atención del personal muy buena y estaba muy limpio.


La primera visita que tenía prevista era ir hasta la librería más famosa, conocida por todos, debido a que en ella la escritora J.K. Rowling se inspiró para crear las escaleras de Hogwarts en sus libros. Además ha sido reconocida por diferentes entidades como una de las más bellas del mundo y para mí hasta el momento es la librería más bonita que he visto. La visita es un poco agobiante porque en ella se aglomera mucha gente y realmente no puedes disfrutar de la librería en sí, pero es una visita más que obligada si viajáis a Oporto. 
Lo más interesante que os tengo que contar es que si os queréis ahorrar la cola kilométrica que suele llegar a la Torre de los Clérigos se puede comprar la entrada online y así evitaréis la dichosa cola, yo no soy nada paciente, por eso, cuando organizo mis viajes suelo llevar las entradas de los sitios que quiero visitar desde casa. No os podéis llegar ni a imaginar la cola que había ese día (16-08-17) y con un calor de justicia. ¡Insoportable!.  Sólo tenéis que sacar la entrada aquí en la pagina oficial en la parte de arriba a la derecha, llevar el ticket impreso y presentaros en la puerta de la librería unos 15-20 minutos antes de la hora de entrada reservada.



Tras la visita a la libreria Lello e Irmao fuimos a ver la Iglesia do Carmo e Iglesia das Carmelitas que están anexas la una a la otra, la primera estaba abierta, pero la otra cerrada. Vimos la Iglesia do Carmo que nos enamoró sobre todo por su fachada con un gran mosaico de azulejos azulados y blancos en su parte lateral. Es una mezcla del barroco y el rococó, estilos muy comunes en muchos edificios de Oporto. La entrada es gratuita. 



Cuando llegó la hora de comer fuimos a un sitio cerca de un parquecito, comimos de buffet porque fuimos a un par de sitios que tienen muy buenas recomendaciones, pero estaban cerrados por vacaciones, eso sí comimos a un precio estupendo y todo estaba rico. Enseguida nos fuimos a descansar porque habíamos madrugado mucho y queríamos aprovechar la tarde.
Por la tarde lo primero que fuimos a ver fue la estación de tren de Sao Bento, creo que sobran las palabras cuando entras en ella. Es tan bonita debido a esos paneles de azulejos que decoran su interior. La estación fue construida sobre un antiguo convento a principios del siglo IX.


Paseando por la zona, un poco más arriba está la Catedral de Oporto (Sé de Oporto). Es el edificio religioso más importante de la ciudad que está plagada de maravillosas iglesias decoradas con azulejos típicos portugueses. Está declarada monumento nacional y es que en su interior cuenta con un claustro digno de admirar. La Catedral se encuentra ubicada en uno de los mejores miradores de Oporto y eso fue lo mejor para mí. las vistas. Por una parte se puede ver el río Duero, Vila Nova de Gaia y sus bodegas. Nosotras fuimos cuando caía la tarde y os aseguro que es un momento inolvidable. 





Para bajar hasta la Ribeira lo hicimos por las Escadas do Barredo, considerado el barrio más antiguo de Oporto. Nos adentramos en un laberinto de callejuelas y escalinatas llegando a pasar por las murallas Fernandinas de las cuáles algunas partes se conservan hasta nuestros días. Esta zona es algo incómoda e inaccesible, pero desprende toda esa magia que Oporto muestra a cada paso. Aquí la ciudad ya me tenía totalmente conquistada. 
Aparecimos en la Ribeira más animada con un montón de puestos y gente por todas partes, las terrazas ya estaban llenas de viajeros y locales disfrutando de la rica gastronomía. Esta zona es una de las más bonitas porque sus fachadas tan coloridas y su ambiente atraen a todo aquel que visita Oporto, aunque se aprecian más desde la orilla opuesta, desde Vila Nova de Gaia.  Como no había sitio en ningún restaurante, medio reservamos una mesa y seguimos nuestro paseo por Cais da Ribeira.  Llegamos hasta uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, el puente de Don Luis I y tras hacer 200 fotos nos fuimos a cenar. 
Elegimos un sitio bastante cerca del puente y cenamos con esas vistas. 











Espero que Oporto os conquiste como a mí desde casi el primer momento que pisé la ciudad. Los que lo conocéis, ¿os cautivó o no?. Y los que no lo conocéis, ¿os animáis a conocerlo?. 


13 de agosto de 2017

Dónde comer/cenar en Madrid

Madrid es una ciudad que ofrece multitud de opciones gastronómicas. La verdad es que siempre que vamos por allí se nos hace más difícil el tomar una decisión para ver dónde comemos/cenamos en la capital.
Yo os voy a dejar por aquí una selección de sitios que he ido descubriendo, espero que os sirva de ayuda.

Marieta

Este es uno de los locales de moda de la ciudad. Pertenece al Grupo Larrumba que tiene diferentes establecimientos por diferentes puntos. La carta es variada y el ambiente relajado. En nuestro caso tomamos unas berenjenas fritas con hummus, unas croquetas de rabo de toro y unas costillas cocinadas a baja temperatura con salsa barbacoa y de postre cheese-cake. El precio de la cuenta estuvo alrededor de los 50 eur para dos personas.





Pizzería Emma y Julia Ristorante

Esta pizzería con horno de leña está situada en el barrio de la Latina. Ese día llegamos bastante tarde a comer, pero aún así nos atendieron muy bien. El sitio es muy acogedor. La pasta muy rica, también la pizza, aunque las he probado mejores.  El precio razonable para comer dos platos de pasta(Ravioli tartufo y Ravioli funghi porcini), una pizza Tonno Cipolla con champiñones para compartir y tres bebidas, más o menos pagamos unos 46 eur.



 
Yakitoro by Chicote
 
Este es el original espacio creado por el chef Alberto Chicote. Con ese aire retro e industrial ofrece una cocina de vanguardia en pequeñas brochetas a la parrilla, bocadillos con pan bao, ensaladas y algunos platos como los Yakiramen Ibéricos. Lo más destacado son las brochetas de ahí el nombre del local, que es la combinación de la palabra 'yakitori' en japonés brocheta y la palabra 'toro' que es el animal español más reconocido.
 Hemos estado en los dos locales que tiene en la capital, uno situado en el barrio de Chueca y otro en la Castellana. A mi personalmente me gustan este tipo de sitios en los que comes picando y probando diferentes platos de la carta. Por pareja lo recomendable es probar unos 6-7 yakitoros. 
El precio no es caro y la calidad es buena.









 
Platea
 
Es un centro de ocio gastronómico, en éste encuentras diferentes restaurantes de todo tipo de comida. Lo primero es localizar un sitio para sentarse, esto es una ardua tarea debido a la cantidad de gente que se aglomera es este espacio, sobre todo los fines de semana y festivos.  Una vez situados, podéis dar una vuelta y ver la gran oferta gastronómica que hay.
Nosotros elegimos algunos pinchos para picar de la Pintxoteka, unas frituras de Oído cocina y una tabla de sushi del Sushi-Bar. Quizás este sea un espacio un poco más caro, pero el sitio merece la pena. Además suele tener una programación de actuaciones en directo que hacen que la comida/cena sea más que amena.


 
 
 
Restaurante La Maruca Santander
 
Local de diseño innovador y propuesta de cocina mediterránea de buena calidad.  La comida muy rica. El local es muy bonito, aunque la parte de abajo me resultó algo incómoda por el espacio tan reducido que había entre mesa y mesa.
Pedimos para cenar media ración de rabas, canelones rellenos de poularda con salsa de foie, huevo con puré trufado y setas de mercado y un tartar de aguacate y salmón ahumado. Tomamos tres bebidas entre los dos.  La cuenta fue de más o menos 45 eur.
No tengo fotos para que veáis los platos ni el sitio.
 
Bar 'El brillante'
 
Es uno de lo sitios más conocidos de Madrid. La mayoría de los turistas, y los que no son turistas, que pasan por la capital se dejan caer por aquí a probar su especialidad: el bocata de calamares. Su carta es bastante extensa, pero yo os recomiendo que probéis la especialidad de la casa. El bocata cuesta 6 eur. Comer aquí es muy económico y el bocata lo ponen bastante completo.
 
Bar 'Los torreznos'
 
Este es un bar de los de toda la vida, de esos con solera, de los de barrio. Está situado cerca del antiguo Palacio de los deportes, debido a esto siempre que hay evento en el recinto, el bar está a rebosar de gente. Esto no supone ningún problema ya que te atienden igualmente. No recuerdo el precio, pero si lo buenos que están los torreznos. Si no sabéis como se piden los torreznos, lo más normal es decir: TORREZNOS PARA DOS, jaja. O para uno, o para 10... según los que seáis. Recomendable 100%.
 
Gourmet Experience de ECI
 
Este espacio gastronómico está situado en la planta 9 de el El Corte Inglés de Gran Vía, en la plaza de Callao.  En él se combina la degustación con la venta de producto. Nosotros elegimos unos nachos para picar, un par de tacos y con un par de pinchos más comimos. Hay mucha variedad de comida para elegir, así que para todos los gustos. Lo que más me gusto de este sitio fueron sus vistas , para mí es muy recomendable.




 
 
Taxi a Manhattan
 
Viajar a NY sin salir de Madrid, eso es a lo que te transporta este local inspirado en la ciudad que nunca duerme. El sitio es lo más o eso me parece a mí que soy una enamorada de NY, el local es muy muy chulo, esas luces de neón me vuelven loca. La comida, pues hay de todo en cuánto a calidad se refiere. La primera vez pedimos a la carta y comimos bastante bien. Y parece que el menú del mediodía es bastante completo, pero para mí deja algo que desear, tal vez estuve en un día no muy bueno, así que le daré otra oportunidad.
El día que pedimos a la carta elegimos: trío de hummus , pulpo braseado y tacos de buey.  Todo muy bueno, aunque las patatas que acompañaban al buey un poco duras. Para acompañar esto bebimos dos cervezas y dos coca-colas. La comida nos costó unos 52 eur.
 







 

 
Hasta aquí de momento mi lista de sitios para comer/cenar en Madrid hay miles de sitios más en la capital,  por lo que puede que este post sea el primero de muchos, jiji.